Header Ads

Historias de Diamante - Los Talleres de Strobel

LOS TALLERES DE STROBEL Diamante, Entre Rios 1912 a 1980 Strobel el punto ferroviario más importante de la línea siendo el ... Strobel el punto ferroviario más importante de la línea siendo el taller mas grande de Entre Rios.



LOS TALLERES DE STROBEL

Diamante, Entre Rios

1912 a 1980

Strobel el punto ferroviario más importante de la línea siendo el taller mas grande de Entre Rios

Alrededor de 700 empleados trabajaban habitualmente en Strobel en turnos rotativos, allí se fabricaban y reparaban las locotomoras a vapor integramente, incluso se reparaban locotomotoras de otros paises como por ejemplo Paraguay. 

En las ultimas decadas de funcionamiento de los talleres se reparaban tambien los subtes que llegaban de Capital Federal, hasta se habian construido talleres exclusivos para esta funcion que no se pudieron utilizar debido al cierre repentino.

Relatos: Carlos Gatti – Daniel Spretz 

Estación del ramal Puerto Diamante-Crespo, funcionó desde 1912 hasta 1980, año en que se decretó la condena a muerte de la estación y de los talleres que generaban puestos de empleo en la floreciente comunidad. Hoy, pasados 30 años luz nada queda de los galpones


Un sueño que tuvo roces con la ironía. Los coches de las series 3100 y 3700 adquiridos de segunda mano a la Pacific Electric de USA para el servicio urbano del Urquiza, fueron adaptados y puestos a punto por el taller Strobel "para que en Buenos Aires no se viera lo maltratados que estaban". Poco tiempo después, llegó la primera clausura para Strobel.

Fuentes:



Como Nació Strobel e Historia de Los Talleres por Ricardo Brumatti (Historiador)


Strobel - Un recuerdo latente

El domingo 18 de octubre se llevó a cabo "Strobel - Un recuerdo latente”en el  Predio de la Locomotora 

Junto a ex ferroviarios de Strobel caminamos juntos a traves de recuerdos y relatos para revivir y revalorizar uno de los tantos lugares en donde Ferrocarriles Argentinos tenía sus talleres.

Como vestigios de esos años de esplendor, una vieja locomotora, la número 44, hace muchos, muchos años, que esperó el sueño sobre las vías oxidadas.

Esa vieja locomotora a vapor, la que debía ser destruida, es la que hoy por iniciativa de un grupo de ferroviarios se puso en valor y fue dejada como símbolo de los años de esplendor del ferrocarril entrerriano

Recorrido y Puesta en escena sobre la Locomotora diesel de origen alemán y en el vagón

Relatos: Carlos Gatti – Daniel Spretz 




 La Locomotora Alemana Numero 44


Carlos Gatti (Maquinista Ferroviario)

HISTORIA. Gatti, quien también fue entrevistado en dos documentales sobre la vida e historia de los ferrocarriles en Entre Ríos, recordó en la charla con EL DIARIO, que durante 37 años fue maquinista ferroviario, “conductor de locomotora”. 
Gatti como sus compañeros ferroviarios siguen emocionándose cuando se les pregunta sobre los recuerdos del tren, pese a que hace dos décadas que se jubiló y que por Strobel ya no pasa ni se escucha el andar de un motor de locomotora. 
Strobel está ligada a la estación ferroviaria. En esa zona antes de la década del 80 se cerró el taller, pero la pasión ferroviaria se mantiene intacta y por eso se revalorizará la vieja locomotora, como un rescate también a la memoria. 
En Strobel, como sucedió en varias ciudades entrerrianas, la principal actividad en esa comarca era el ferrocarril. La vida de los pobladores giraba en torno a esa empresa. Pero en 1977, el sueño quedó trunco y descarriló cuando se dispuso el cierre del taller ferroviario. 
Según recuerdan los ferroviarios que viven en Strobel, en esa ciudad el taller llegó a emplear 600 operarios y en esos años de pleno auge del ferrocarril, la población de cuadruplicaba en comparación con la actual que ronda los 1.500 habitantes. 
Es que en el taller Strobel se llegaron a reparar por completo los coches de la series 3.100 y 3.700 adquiridos de segunda mano a la Pacific Electric de USA para el servicio urbano del Ferrocarril Urquiza. 
Asimismo, según se detalla en los portales ferroviarios, esos coches –con mano de obra local– fueron adaptados y puestos a punto “para que en Buenos Aires no se viera lo maltratados que estaban”. Poco tiempo después, ese taller recibió la primera clausura, después otra, hasta que a fines de la década del 70 fue cerrado por completo.





No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.