Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

Leyendas de Mercedes - El Gauchito Gil

La Historia del Gauchito Gil Leyendas Populares de Mercedes, Corrientes Alumnos : Juan Sebastián Contarino, Sofía Belén Ferreira, M...


La Historia del Gauchito Gil

Leyendas Populares de Mercedes, Corrientes

Alumnos: Juan Sebastián Contarino, Sofía Belén Ferreira, María Agustina Mulvihill, Iris Alvarado, Juan Perri

Docente editor:Guillermina Eichel

Fue Dicho: “Detalle fundamental: en los pequeños altares, Gil está preso. Es un paisano con vincha, bota de potro que deja ver los dedos del pie, y poncho al hombro. Se encuentra siempre parado, nunca en reposo, detrás de las rejas de un calabozo. Es decir: es víctima de una injusticia. Todos los hombres somos -o nos sentimos- víctimas de una injusticia, y a todos nos llega el mensaje del Gaucho Gil. 

Debemos agradecerlo al Altísimo: nos brindó la figura de un hombre común, pecador y sinvergüenza, que fuera -igual que nosotros- la víctima de una injusticia. Por eso el Gauchito Gil no es religión, no es dogma, no es Teología. Es la vida en la calle y la muerte en el pecado”. -Rolando Hanglin




1ra. Parte
“Gaucho Antonio Gil, gente imá güaré,
Sin saber por qué en una ocasión
La partida cruel se ensañó con vos.
Y al ejecutor, sentenciaste as:
Cuando regreses te habrás de encontrar
Con tu hijo mal, casi por morir,
Deberás traer, se le oyó decir,
Hasta aquí una cruz y lo harás a pié.

2da. Parte
Y es así que fue que el hombre cumplió,
Su hijo sanó por su mediación,
Por el Gaucho Gil que lo perdonó
Y a Jesús pidió por su sanación.
Pero dicen que al tiempo el patrón
De esas tierras fue que un día ordenó
Retirar la cruz que allí se plantó,
Y grave enfermó hasta enloquecer.

1ra. Parte bis
En Mercedes fue, sepultura dio,
Pero en vano ité debió retornar
Todo con la cruz al viejo lugar
Y el hombre sanó para siempre ya.
La tierra donó para el Gaucho Gil
Y hoy banderas mil de un mismo color.
Allí han de flamear con los tataindí que alumbras la fe de su devoción.”

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.