Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

Conociendo la Cuña Boscosa Santafesina:

Cerquero de collar. LA CUÑA BOSCOSA SANTAFESINA Departamento General Obligado, Santa Fe Los bosques del chaco húmedo santafesino ,... Los bosques del chaco húmedo santafesino, presentan una importante biodiversidad, pero están pobremente protegidos y permanentemente sufrieron una gran deforestación, que aún persiste

Cerquero de collar.

LA CUÑA BOSCOSA SANTAFESINA

Departamento General Obligado, Santa Fe

Los bosques del chaco húmedo santafesino, presentan una importante biodiversidad, pero están pobremente protegidos y permanentemente sufrieron una gran deforestación, que aún persiste. Con el fin de localizar el sector con mayor biodiversidad y por ende el de mayor importancia para conservar dentro de esta ecorregión, hemos realizado numerosas campañas de campo, consultas con otros investigadores, ingenieros agrónomos y pobladores locales, revisión de bibliografía y análisis de fotos satelitales. Seleccionamos tres estancias, situadas en el extremo norte de la Cuña Boscosa, en los alrededores de Villa Guillermina, (28°15’ S; 59° 28' O), en el departamento General Obligado, denominadas La Isabel, Ferrero y Santa María. Si bien nuestro objetivo de estudio son las aves silvestres, se comentan algunos detalles de flora y otra fauna. 

Bosques:

La Cuña Boscosa santafesina, posee ambientes dominados por bosques, sabanas, palmares y pastizales, inundados en gran parte del año, según las precipitaciones. En el área se encuentra la cuenca del arroyo Los Amores, que posee importantes palmares de caranday.


Bosque mixto en Ea. La Isabel.
Los bosques varían en su composición desde el este hacia el oeste. La estancia La Isabel, al ser la más oriental, tiene mayor diversidad de árboles, encontrándose isletas de bosque, formadas por el timbó colorado, el lapacho rosado, el ombú, el guayaibí, el ibirá pitá, la espina corona y, en abundancia, la palmera pindó. En zonas más bajas hay montes integrados por las especies anteriores, más el urunday, el quebracho colorado, el quebracho blanco y el algarrobo, entre otros. La estancia Ferrero, de menor extensión se ubica en una zona intermedia y posee bosques formados por los mismos árboles que La Isabel. Aquí aparece el guayacán, se enrarece la pindó y desaparece el timbó colorado. Estas estancias y propiedades vecinas poseen los últimos manchones importantes de bosques mixtos, que presentan la diversidad florística más importante en la Cuña Boscosa y que están limitados al departamento General Obligado (Carnevale y Alzugaray, com. pers.). Recientemente grandes superficies cerca de Florencia (ver mapa) y en Las Claritas, al oeste de Villa Ocampo, fueron explotadas e incluso taladas en forma rasa.



La estancia Santa María, la más occidental y de mayor superficie, se destaca por sus extensas sabanas e imponentes quebrachales. Los bosques se hacen más secos, abundan el guayacán y el quebracho blanco y desaparecen el lapacho rosado y la pindó. En sus 18.000 ha, se encuentra la superficie forestal bien conservada, de mayor extensión del departamento General Obligado.



En todas las estancias son importantes los extensos pastizales húmedos.


Adicionalmente merece destacarse el río Tapenagá, cerca de Florencia que tiene densos bosques ribereños, formados por el laurel amarillo, el curupí, el guayaibí, el timbó colorado y la espina corona, entre otros. En las partes altas hay algunas isletas de monte chaqueño.


Surucuá común.


Aves:



Este sector de la cuña boscosa fue poco estudiado por ornitólogos y observadores de aves. Desde el 2002, a través de numerosas campañas detectamos unas 290 especies de aves, de las cuales 18 no tenían citas para Santa Fe, o se consideraban hipotéticas al tener registros antiguos o al ser mapeadas, sin especificar localidad ni fecha. Algunas de estas aves son el milano pico garfio, el aguilucho gris, el chiripepé cabeza verde, el picaflor cola castaña, el surucuá común, el fio fío copetón y el capuchino pecho blanco, entre otras. A muchas de estas aves confirmadas recientemente para la provincia, las hemos observado en reiteradas oportunidades e inclusive, en grupos en el caso de especies gregarias.



Existen aves que fueron consideradas raras en Santa Fe por la literatura (De la Peña, 1997), pero que las registramos en numerosas ocasiones e inclusive nidificando, como el guaicurú, el tucán grande, la urraca morada y el cerquero de collar, entre otras.

Un aspecto interesante que detectamos, es que en la Cuña Boscosa existe un gradiente de especies de aves, en relación a la latitud. De esta manera, hacia el sur van desapareciendo especies. Algo similar ocurre en cuanto a la variedad de especies de árboles que componen los bosques. Basándonos en la bibliografía y en nuestra experiencia, estimamos que en la actualidad habría 33 especies de aves exclusivas de la Cuña Boscosa en la provincia, y de ellas 32 se hallaron en la zona de nuestro estudio. Hacia el sur, llegan solo siete a la altura de la localidad de Reconquista y solo una, el trepador gigante que alcanza el extremo sur de la formación, en la localidad de Calchaquí. Por lo tanto, la riqueza en aves de estas estancias es notable, dado que hasta el momento unas 15 especies solamente fueron registradas en sus límites. 

Aves y otra fauna de importancia conservacionista: 


Observamos ocho especies amenazadas a nivel mundial, razón por la cual se declaró a la Cuña Boscosa Santafesina Área Importante para la Conservación de las Aves (AICAs). Se trata de dos aves de bosques: el águila coronada y el carpintero negro, y seis de pastizales: el ñandú, el espartillero enano, el tachurí coludo, el capuchino pecho blanco, el capuchino castaño y el capuchino garganta café.

Esta zona también es importante para la conservación de numerosas aves a nivel provincial. Este es el caso del tucán grande cuya distribución en Santa Fe, se halla restringida a los últimos bosques con presencia de la palma pindó. Afortunadamente es frecuente observarlo en la estancia La Isabel y en propiedades vecinas, ya que hacia el oeste es casi un recuerdo. Cabe aclarar que en el sector tratado, presenta su área de distribución más austral. Para el loro hablador, una especie afectada por la deforestación y por la caza, los quebrachales de la estancia Santa María serían vitales para su supervivencia a largo plazo, porque hemos registrados grupos de hasta 10 ejemplares, mientras que en otros lugares de la Cuña sólo vimos individuos aislados o a lo sumo parejas. Sin embargo, hay aves que ya podrían considerarse extinguidas en la Cuña Boscosa, como la pava de monte común, por falta de datos actuales y habría que confirmar si aún habita los bosques fluviales del sitio Ramsar Jaaukanigás. Había sido observada en un bosque mixto que existía en Las Claritas (Cracogna, com. pers.).


Quebrachal en Ea. Santa María.
La región es rica también en otras especies. Hablando con los pobladores, todos coinciden en que son habituales el oso hormiguero grande y el aguará guazú, ambos mamíferos con serios problemas de conservación en la Argentina. En la estancia Santa María, por ejemplo, tuvimos oportunidad de ver una foto de oso hormiguero obtenida en el año 2005, mientras merodeaba las inmediaciones del casco. Esta es la única evidencia, que confirma la presencia de este mamífero en la provincia (Pautasso, 2008). A su vez, es la única zona de Santa Fe donde podrían subsistir ejemplares del ocelote (Pautasso, com. pers.), ya que fue referido por pobladores locales en encuestas, pero esto debería documentarse. En la estancia La Isabel registramos al mono carayá negro, especie que si bien es común en Jaaukanigás, es difícil de encontrar hoy en día en la Cuña Boscosa. También observamos el coatí, el pecarí de collar y el oso melero y reptiles como el yacaré overo y la boa curiyú.

Conservación:


Muchos especialistas opinan que los bosques de la Cuña Boscosa santafesina son escasos, degradados y altamente fragmentados. Sin embargo nosotros encontramos ambientes bien conservados y montes continuos entre las estancias visitadas. Esta zona fue poco modificada por ser inundable y porque la deforestación fue mínima. Fuera del área estudiada, en tierras altas no inundables, el desmonte aún persiste. En el 2007 se realizó una tala rasa de importantes superficies de bosques altos, cerca de Florencia, donde habitaban tucanes, monos carayá e incluso tapires. En total, sumarían unas 40.000 ha de importancia conservacionista, incluyendo estancias que no fueron relevadas. Es de destacar el buen estado de conservación de la estancia Santa María, la más extensa. Creemos que la mejor estrategia de conservación es incentivar a los propietarios de los campos para que no deforesten, impidan la caza y realicen un uso sustentable de los recursos naturales. Tradicionalmente, la ganadería ha demostrado no afectar de manera crítica a la fauna silvestre en la zona. Por eso, lo importante es proteger el ambiente, integrando a los habitantes del lugar. En este marco, el ecoturismo – cuya promoción viene siendo incentivada por el gobierno provincial – sería una actividad de bajo impacto que reportaría beneficios económicos adicionales.



Si bien existen dos reservas provinciales en la Cuña (La Loca y Potrero Lote 7b) se ubican bastante más al sur del área propuesta y su biodiversidad es notablemente menor. Aparte de ser de escasas superficies (unas 2.000 ha cada una), presentan un aislamiento progresivo, ya que están rodeadas de montes altamente degradados. Esto puede observarse en el campo, pero también en fotos satelitales. Esta “insularización” es una importante limitante para la conservación de especies que demandan grandes superficies de territorio para sobrevivir.

Se estima que solo quedan 530.000 ha de bosques en el norte provincial y que se pierden unas 30.000 ha por año. (Carnevale, et. al., 2007). Esperemos que este aporte sirva para conservar una muestra de los legendarios montes de La Cuña Boscosa, que tanto fueron castigados históricamente por la Forestal, pero que hoy en día son destruídos para utilizar la madera o peor aún en forma de tala rasa para cultivar soja.

Bibliografía: 


Carnevale N. J.; C. Alzugaray y N. Di Leo. 2007. Estudio de la deforestación en la Cuña Exuberante santafesina mediante teledetección espacial. Studying deforestation in the forest wedge of Santa Fe using satellite remote sensing. Quebracho N° 14 (47-56)

De la Peña, M. R. 1997. Lista y distribución de las aves de Santa Fe y Entre Ríos. Monografía LOLA 15. Bs. As. , 128 pp.

Pautasso, A. A. 2008. Mamíferos de la provincia de Santa Fe. Argentina. Ediciones Biológica. Com. Mus. Prov. De Cs. Nat. Florentino Ameghino 13 (2): 1-248.

Fuente:



 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.