Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

Historias de Parana - La Catedral

LA CATEDRAL DE PARANA Puede, pues, afirmarse, sin exageración, que la sencilla, pero noble, cuna de la ciudad de Paraná se meció bajo l...



LA CATEDRAL DE PARANA

Puede, pues, afirmarse, sin exageración, que la sencilla, pero noble, cuna de la ciudad de Paraná se meció bajo la egida protectora y maternal de su celestial patrona, la virgen del rosario, cuya pequeña y venerada imagen toda conocen en esta ciudad. Imagen que va a cumplir pronto dos siglos de culto en este pueblo, – que la recibió, como un regalo del cielo, de santa fe, después que fuera retirada del vecino pueblito de san José del rincón, que una grande y larga inundación había destruido, al parecer, para siempre, a principios del siglo antepasado.

El primer cura párroco que tuvo Paraná fue el presbítero don francisco arias de Montiel, quien la administro desde 1730 hasta 1764. Y a él toco por decir así, iniciar en Paraná la vida religiosa, recibirse de la hoy popular imagen de la virgen del rosario, que años después habría de ser elegida democráticamente y canónicamente patrona principal de esta ciudad. Como todo este pueblo ha de recordarlo aun, con motivo de las fiestas centenarias que celebramos el año pasado por tal suceso.


En el solar que hoy ocupa nuestra conocida catedral, han existido cuatro templos, de estilos, dimensiones y calidad correspondientes a las necesidades y recursos de sus respectivas épocas.
El primero fue un largo rancho pajizo, un lujo para aquellos contados, pobres y sencillos pobladores de hace dos siglos.

Lo levanto el citado cura maestro arias de Montiel.
El segundo, algo más amplio y mejor que el primero, estuvo ubicado más al sud que el precedente. Duro unos ochenta años. Poco valía como edificio y lugar dedicado al culto católico.
El 11 de noviembre de 1807, el entonces cura párroco de esta, presbítero doctor Antonio gil de obligado, bendijo y coloco la primera piedra del tercer templo parroquial de Paraná, que tardo más de veinte años de concluirse totalmente; y que es el mismo que muchos de los actuales vecinos de esta ciudad han conocido. Este edificio fue destruido para dar lugar a la actual catedral, cuya piedra fundamental fue colocada y bendecida, el 1 de enero de 1883, por el señor obispo doctor José María Gelabert.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.