Header Ads

Leyenda de la Guayaba

LA LEYENDA DE LA GUAYABA En los inicios de los tiempos,hace muchisimos años, solo existia en el mundo un único árbol de guayaba,que era...

LA LEYENDA DE LA GUAYABA

En los inicios de los tiempos,hace muchisimos años, solo existia en el mundo un único árbol de guayaba,que era cuidado con dedicación por su dueño,un poderoso terrateniente que protegia al árbol con fervor, que amaba sus frutos,y no los compartia con nadie.
Este hombre maltrataba a los originarios que estaban como esclavos en sus tierras,haciendolos trabajar de sol a sol, alimentandolos apenas para que pudieran sobrevivir .
En este ambiente de explotación y sufrimiento, crecía el árbol de guayaba, hermoso y con abundantes futas colgando de sus ramas. Pero el dueño y señor de aquellas tierras, no permitía que nadie, excepto él lo tocara y menos aun, probaran sus frutos,que a veces eran de tal cantidad,que caian al suelo y alli quedaban,desaprovechadoscomo una dulce alfombra,,sin que nadie osara tomar uno .
La fragancia de la fruta impregnaba cada rincón, con su aroma dulzón.
Las guayabas maduraban magníficas ante los ojos de los originarios, que apenas podían aspirar a verlas colorearse de amarillo y soñar con su pulpa deliciosa.Entre los nativos sometidos habia una pareja joven,que se amaba y vivian aceptando esa realidad de extenuantes trabajo y penurias.
Y un dia,ambos recibieron con felicidad la noticia de que serian padres. Y aqui la joven embarazada comenzó a tener antojos terribles por las guayabas. Jamás habia probado una,pero el olor de los frutos maduros la estaba volviendo loca, y así el marido, pensando que el niño podria nacer enfermo o con algun defecto a causa del antojo no satisfecho,robó una fruta en medio de la oscuridad d e la noche.Pero fue descubierto, y como era costumbre en la hacienda,para que nadie más osara tocar una guayaba,por orden del cruel hacendado fue torturado a latigazos.No sobrevivió.
La mujer,quedó sumida en un profundo dolor,lloraba por la muerte de su esposo,a causa del egoismo y maldad de aquel hombre ,entonces Dios,se apiadó de sus lagrimas y quiso darle una lección a aquella persona despiadada y egoista y asi, una mañana ,de pronto,aparecieron cientos de guayabos ,cientos de árboles en las tierras vecinas,en terrenos que el no dominaba,cuyos frutos caian por el suelo al alcance de quien quisiera saborearlos.
El terrateniente,furioso ante aquel milagro,que lo privaba de la exclusividad de poseer solamente el aquellas frutas,se fue de aquellas tierras con su esposa y nunca más nadie supo de su existencia. Los originarios quedaron libres ,para vivir en paz , trabajar en esos lugares y disfrutar de todas las guayabas que quisieran.
Y los guayabos siguieron naciendo,multiplicándose, sobre la tierra.Y asi los vemos en Formosa.Son parte de nuestro paisaje.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.