Header Ads

Melincué, Sur de Santa Fe

MELINCUÉ, SANTA FE

Entre las numerosas y diversas lagunas ubicadas en la región pampeana de la República Argentina, se distingue Melincué (sitio Ramsar desde 2008), en particular por su coloración amarronada y las grandes oscilaciones de superficie que se reflejaron en la salinidad. En el pasado, tuvo un importante desarrollo turístico debido al carácter curativo de sus aguas y a la pesca deportiva que posicionó a este ambiente como una de las mejores pesquerías de pejerrey (Odontesthes bonariensis), principalmente por la talla de
los peces capturados.
Visitar Melincué es nutrirse de su historia. Es una localidad que en sus inicios (siglo XVI) fue un fortín militar, y conforme expresan los registros históricos: «En 1796 el Geógrafo Félix de Azara, presentó un informe en el que menciona que: “El fortín de Melincué se llama así porque vivía en este lugar un cacique pampa llamado Melincué”». Otro relato, indica que la ciudad le debe su nombre a la laguna, y según cuenta una leyenda de los indígenas Ranqueles, el nombre es la combinación de los nombres del cacique Melín y de su hijo Cué. Ese encantador y rico folclore del lugar, propicia el turismo histórico, mediante visitas guiadas a “El Viejo Fortín”.
Su paseo natural por excelencia es la Laguna Melincué, forma parte de un ecosistema de humedal (declarado sitio Ramasar), con grandes poblaciones de patos y aves de otras regiones, como el flamenco andino, especie considerada como la más rara, de las cinco especies de flamencos a nivel mundial. En épocas de sequía, la laguna se vuelve salina. Este atractivo natural, la configuró desde 1930 como un destino turístico indiscutible de la región, donde miles de personas llegan en la temporada estival, para combatir en sus aguas los embates del verano pampeano.
Todo el año se puede visitar Melincué, cuenta con actividades culturales, deportivas y recreativas, destacándose: en Enero, el Cruce de la Laguna a Nado y en Kayak; en Febrero, los Carnavales; en Marzo, la fiesta y despedida: «Chau Verano”; en Abril, la Fiesta Nacional del Asado a la Estaca; en Mayo, la Fiesta del Caballo; en Junio, la Fiesta Gaucha; en Julio, las Vacaciones Invernales en el Parque invernal Infantil; en Agosto, la Fiesta de Autos Antiguos y, Melincué Corre; en Septiembre, la Fiesta de las Colectividades; en Octubre, la Fiesta del Lagunero; en Noviembre, la Fiesta del Fortín; y en Diciembre, la Plaza Navideña.
Visitar Melincué, es garantía de que se puede disfrutar del abrazo cordial de los melincuense, y de la belleza de un microclima excepcional.



Con tecnología de Blogger.