Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

El Carlito - Sandwich Clásico Rosarino

¿Probaste El Carlito Rosarino? Un clásico sándwich rosarino y fue declarado patrimonio cultural de Rosario.  Además del tradicional Car... Además del tradicional Carlito, preparado con jamón, queso, pan de miga, manteca y ketchup, actualmente existen numerosas de variantes. Muchas variedades: Carlito con carne cortada a cuchillo, napolitano, torrica, de shawarma, especial, de pollo y de pollo con huevo frito.

¿Probaste El Carlito Rosarino?

Un clásico sándwich rosarino y fue declarado patrimonio cultural de Rosario. 

Además del tradicional Carlito, preparado con jamón, queso, pan de miga, manteca y ketchup, actualmente existen numerosas de variantes. Muchas variedades: Carlito con carne cortada a cuchillo, napolitano, torrica, de shawarma, especial, de pollo y de pollo con huevo frito.






HISTORIA DEL CARLITO


La ciudad de Rosario distinguió al inventor de uno de sus máximos símbolos gastronómicos, si no el más, al creador de un sándwich que viene acompañando a generaciones enteras de rosarinos, tanto en mesas colocadas en las veredas en verano, con vista panorámica a las chapitas aplastadas por el paso de los autos contra el asfalto, o tras los ventanales de vidrio cuando la temperatura obliga a estar adentro. 

Es jubilado, su nombre es Rubén Ramírez y es ni más ni menos que la primera persona que armó, casi por azar, un día histórico de la década del 50, un “carlito”, el santo grial de la sandwichería local. Es tan fuerte la pertenencia de ese exquisito combinado de pan, manteca, ketchup, jamón y queso que sólo existe en las cartas de los bares locales. Además tiene la capacidad de dejar al descubierto el lugar de nacimiento de la persona que lo pida en otro lugar que no sea Rosario, porque como única respuesta se va a obtener lacónico y asombrado: “¿Un qué?”, por parte del personal gastronómico. Así las cosas, será la propia intendenta Mónica Fein la que le entregará a Ramírez un reconocimiento por su innegable aporte a la cultura local, dando inicio a la que se conocerá como “la semana del carlito”, evento que se llevará adelante hasta el 4 de diciembre en 17 bares de avenida Pellegrini.
En diálogo con El Ciudadano, Ramírez contó detalles de su célebre invención culinaria que se convirtió en un clásico más de la ciudad.
—¿En qué año nace el carlito?
—El “carlito” nace en la década del 50, no recuerdo con exactitud el año, pero sí recuerdo que era soltero y yo me casé en el 57. Yo era dueño del bar Cachito, que estaba en Maipú y Pellegrini. Fue un sándwich que en un principio inventé para mí, me gustó y se lo mostré a unos amigos, y como les gustó tanto lo empezamos a probar con la gente, con los que iban a comer al bar. El éxito fue casi inmediato y en poco tiempo llegamos a vender 400 planchas de pan de miga, 200 los viernes y 200 los sábados.
O sea que en un principio ustedes eran los únicos que lo vendían en toda la ciudad.
—Claro, después comenzaron a hacerlo los japoneses del bar Saigo, de Corrientes y Pellegrini, que también lo hacían muy bien. Y después, con los años, se extendió para todos lados.
—¿Cuántos años estuvo abierto el bar Cachito?
—Lo abrió mi papá en 1941 y estuvimos abiertos hasta 1975, lo que significa 34 años en total.
—¿Cuál es la fórmula original del sándwich?
—Se hace con dos panes, siempre tostados, a los que se les pone un poco de manteca, ketchup y va con dos capas de queso, una sobre cada pan, y antes de cerrarlo le ponés el jamon en el medio. Ésa es la forma de hacerlo. Después, a la carlitera.
—Usted dijo que se le ocurrió hacerlo estando solo, ¿cómo fue?
—Así nomás: un día hice la prueba, en esa época no existían las carliteras, con las dos planchas como ahora, así que se me ocurrió unir los ingredientes y ponerlos en el lugar donde hacíamos los lomitos, lo probé y me gustó mucho. Son esas cosas de la vida que no tienen mucha explicación.
—¿De dónde surge el nombre?
—Mi hijo se llama Carlitos, de ahí saque el nombre (risas).
—¿Qué hace actualmente?
—Soy jubilado.
—¿De qué cuadro es?
—De Rosario Central.
—¿Recuerda personajes famosos que lo hayan comido?
—A lo largo de los años en que estuvimos abiertos pasó mucha gente por el negocio, muchos artistas, me acuerdo por ejemplo de Tito Lusiardo; del doctor que cantaba tangos, Alberto Castillo; de Edmundo Rivero y muchos más. Pasó mucho tiempo.
—¿Hace algún carlito en su casa en la actualidad?
—De vez en cuando, sobre todo para los nietos, he llegado a hacer “carlito” en la parrilla.
—Siempre hubo como un mito alrededor de su invención, como que no era muy claro quién lo había inventado. ¿Por qué cree que venía pasando eso?
—Puede ser, pero cualquier persona que tenga de 50 años para arriba se va a acordar del bar Cachito como el lugar donde se sirvieron los primeros carlito. Era un lugar muy conocido, muy famoso. Enfrente teníamos a la sastrería Caliotti, que todavía sigue estando, y hace poco el dueño me contó que un amigo de él le preguntó desde España si todavía seguía existiendo Cachito; fue un lugar muy importante para mucha gente.
—¿Hay algún lugar de la ciudad donde se siga haciendo un carlito como el de la época de Cachito?
—Yo hace mucho que no salgo a comer, pero los que he comido en su oportunidad no me han gustado, le ponen mayonesa y otros ingredientes que no son los originales.
—Entonces, el original es con pan tostado, manteca, queso y ketchup, sin más vueltas.
—Exacto, cuando se le agrega pollo y otros ingredientes es otra cosa.


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.