EL PUENTE DE LOS SUSPIEROS 

Este puente sin río es parte del Parque Urquiza (un lugar cuya belleza me cautivó en cuanto lo conocí, y al cual no pude parar de recorrer hasta sus más recónditos vericuetos). 

Creo que el Puente de los Suspiros merece una entrada propia, por su belleza, por su poesía y el romanticismo que encierra y que se percibe apenas se lo divisa. 

Se accede a él por una calle estrecha, al borde de la barranca, que nace en la Bajada de calle Los Vascos, calle que no es menos romántica y que supo ser el lugar predilecto de los enamorados.