Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

Un viaje por la historia matildense

Estación Matilde, Santa Fe El Museo de las Comunicaciones de Matilde se ubica en la ex estación del Ferrocarril Argentino General Mitre... El Museo de las Comunicaciones de Matilde se ubica en la ex estación del Ferrocarril Argentino General Mitre. El lugar resguarda parte del acervo cultural de la vecina localidad y atestigua la llegada de las corrientes migratorias europeas, su estilo de vida, su desarrollo y progreso junto al de los ferrocarriles. También es fiel reflejo, a modo de verdadera “cápsula del tiempo”, de la forma en la que se trabajaba a fines del siglo XIX y principios del XX.

Estación Matilde, Santa Fe

El Museo de las Comunicaciones de Matilde se ubica en la ex estación del Ferrocarril Argentino General Mitre. El lugar resguarda parte del acervo cultural de la vecina localidad y atestigua la llegada de las corrientes migratorias europeas, su estilo de vida, su desarrollo y progreso junto al de los ferrocarriles. También es fiel reflejo, a modo de verdadera “cápsula del tiempo”, de la forma en la que se trabajaba a fines del siglo XIX y principios del XX.

La localidad de Matilde es conocida, en especial por los lugareños, como “una Argentina en miniatura”, a raíz de las diversas actividades socioeconómicas que forjaron el desarrollo de su historia, muy ligada al devenir histórico del país. Justamente, el flujo de las corrientes migratorias provenientes de Europa, la intensa actividad agrícola y molinera, la instalación y el paso del ferrocarril, son los aspectos que avalan esta comparación, conformando las postales que atestiguan la formación y crecimiento de esta colonia.

Para recordar los rasgos culturales antes mencionados, tan significativos para los matildenses, existe una institución que rememora cada uno de esos engranajes, propios de los pueblos de la región, de su constitución como tales y de la forma en la que se fueron poblando. Se trata del denominado Museo de las Comunicación de Matilde, el que funciona en la ex estación de trenes de Estación Matilde (uno de los dos núcleos en que está dividido el pueblo, el otro es Plaza Matilde). Dicho lugar, justamente, fue recuperado en 2001 para la instalación de esta dependencia comunal, que posibilita un viaje imaginario por las raíces del pueblo, como reflejo de la historia del país.

Espacio por descubrir

Susana Gayozo, secretaria privada de la Comuna de Matilde y a la vez responsable de Cultura de la misma, recorrió junto a Voces del Salado las instalaciones del museo, para explicar todo lo que se observa en este sitio, al que define como “un espacio por descubrir”. “Ni bien se ingresa al museo, los vecinos se encuentran con el sector que simulan ser la boletería y la recepción de las encomiendas”, expresó Gayozo, quien vive en Matilde desde hace casi cuarenta años. “En las paredes de este espacio hay varias infografías con información sobre trenes, maquinarias y vagones que hubo a lo largo de la historia, con datos sobre sus características, desarrollo y posterior fuera de servicio; fue un material que el ex presidente comunal Carlos Bertossi hizo hacer en Rosario…realmente es un espectáculo de gran calidad”, agregó.

“Una vez apreciado esto, se pasa al denominado Salón para Señoras, en la parte sureste; es una sala que está ambienta de acuerdo a cómo vestían las mujeres de la época, con un sector de peluquería, con herramientas y artículos de la época, máquinas de coser, una armario con varios vestidos de novia y hasta planchas que se usaban entonces”, explicó Susana a continuación. “El Museo de las Comunicaciones permite observar cómo vivía la gente durante el primer siglo de vida de Matilde, con las tradiciones practicadas y los atuendos utilizados por los inmigrantes arribados a Matilde, ya sean italianos, suizos alemanes, franceses y españoles”, redondeó el concepto.

Para conocer. En el área central del edificio han sido colgadas infografías con imágenes de maquinarias y vagones, en las que se describen las características de los distintos trenes que funcionaban en el mundo. En la presente imagen se observa a Susana Gayozo, secretaria privada comunal y responsable de Cultura de Matilde, apreciando atentamente dichas imágenes.

Un ambiente para cada costumbre

“En el espacio noreste está lo que llamamos Cocina, donde se observa una especie de comedor con mesas y sillas; también hay una máquina de hacer fideos, fuentones y ollas, vajilla y utensilios, pavas y hasta copas de cristas; además de todo esto, hay una cuna de madera bastante grande que recuerda como en aquellos años las madres acostumbraban a tener a los niños en este sector de la casa”, comentó Susana Gayozo, al momento de describir cada ambiente del Museo de las Comunicaciones de Matilde. “Después de este área, se pasa a la de Ferrocarril propiamente dicho, situada en la parte noroeste”, acotó.

“La primera habitación es el lugar donde se dejaban las encomiendas; allí hay banderines –que se utilizaban cuando se llegaba el tren-, mobiliario administrativo, un artefacto para pesar los bultos, valijas y teléfonos de la época, así como un equipamiento completo que se trajo de Liverpool (Inglaterra), ciudad donde se construían los trenes y todos estos equipos”, añadió la responsable de esta dependencia comunal. “También hay camisas de los operarios del Ferrocarril Argentino (Línea General Mitre) y hasta una bóveda con libros contables”, explicó luego. “En la sala continua (norte) está la parte de Educación; en dicho espacio se aprecian bibliotecas, bancos donde se sentaban los estudiantes, útiles e imágenes de familias importantes de Matilde (como ser los Bertossi, Berutti, González y López); son todos artículos que fueron donados por los vecinos con la intención de preservar la historia del pueblo”, acotó Gayozo.

Sala de Señoras. Este espacio se ubica en el sector sureste del edificio y está ambientado para reflejar cómo vestían las mujeres de aquel tiempo. Hay una parte dedicada a la peluquería, con elementos y artículos de la época, máquinas de coser, una armario con vestidos de novia y planchas antiguas.

“El recorrido continúa en el ala oeste, donde está Carpintería; como en aquel tiempo la mayoría de las cosas se hacían en madera, existen herramientas de toda clase, algunas que ya no vienen más: sierras y serruchos, horquillas, monturas de cuero, troceadores, garlopas, pisones, marcadores de animales y utensilios de jardinería”, continuó. “La visita concluye en la Sala Musical, ubicada en una habitación al este de la galería oeste de la ex estación… allí hay victrolas, un piano, radios, long play, instrumentos y tocadiscos, entre otras cosas”, finalizó.

Indumentaria y más. Entre los elementos que se pueden encontrar en el área de Ferrocarril pueden observarse camisas de operarios, una bóveda con libros contables y un artefacto para pesar encomiendas.

Entusiasmo y curiosidad
En otro tramo del recorrido por el Museo de las Comunicaciones, Susana Gayozo dejó de manifiesto la “notable adhesión” de los vecinos de la región con este espacio. “La gente viene mucho los fines de semana a Estación Matilde y a Plaza Matilde; en el primero de estos lugares, se encuentran con el museo y quedan maravillados”, aseguró. “En este espacio trabaja una guía que explica lo que se observa en cada área; las personas quedan maravilladas, les entusiasma mucho lo que ven, preguntan y conocen toda la rica historia que posee Matilde”, señaló Gayozo.

“Muchos se lamentan por la merma de la actividad ferroviaria en el pueblo; hasta 2003 pasaba el tren carguero, pero la inundación de ese año arruinó las vías ubicadas en la zona de San Agustín, lo que llevó a que se roben los hierros y durmientes, haciendo que cese el paso del mismo”, remarcó después. “Más allá de todo esto, hoy en día nos alegra que la gente pueda conocer el museo y además pueda disfrutar de la plaza; allí hay bancos y mesas, asadores, juegos para chicos, todo dentro de un espacio verde destacado, que motiva a que los vecinos vuelvan a nuestra localidad”, finalizó.

Fuente: http://voces.ellitoral.com

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.