Entre Rios Corrientes Misiones Santa Fe Contacto

Header Ads

Historias de Santa Fe - El Cabildo Perdida Historica

Cabildo de Santa Fe. El Cabildo de Santa Fe Una Perdida Historica Santa Fe al igual que toda ciudad hispanoamericana tuvo su Ayun...

Cabildo de Santa Fe.

El Cabildo de Santa Fe

Una Perdida Historica

Santa Fe al igual que toda ciudad hispanoamericana tuvo su Ayuntamiento o Cabildo constituído por sus propios vecinos. Una de las preocupaciones iniciales, luego de la fundación, era tener un edificio, la casa del ayuntamiento o Cabildo.

Santa Fe no fue una excepción a esta tradición. Cuando la ciudad se traslada desde su sitio viejo fundacional a este “pago de la Vera Cruz”, entre las prioridades estaba levantar una casa para el Cabildo. Este primer edificio de mediados del siglo XVII fue un sencillo recinto de adobes y tapias con techo a dos aguas de cañas y maderas. Su ubicación fue siempre en el solar donde se levanta la actual Casa de Gobierno de la Provincia frente a lo que era la Plaza Mayor de la ciudad.

Este edificio, hacia fines del siglo XVIII (y desde antes también) se fue deteriorando de tal manera, que fue necesario pensar en contruir otra casa del Cabildo, idea que impulsó el Teniente de Gobernador Juan Francisco Tarragona; comenzándose la obra en 1814 para quedar, en 1821, concluida la nueva Casa Capitular o Cabildo, tal como hemos llegado a conocerla actualmente a través de las fotografías, con su variante: con torre o sin ella. Este Cabildo existió hasta que arremetió la cultura no tradicional de fines del siglo XIX, empapada del liberalismo iluminista para el que todo lo hispano era símbolo de atraso y negación de progreso; cultura que se manifestó en la voz de los hombres públicos de entonces con un fuerte discurso antihispanista.

Así fue que en la Legislatura de la Provincia, y por otras autoridades del Poder Ejecutivo, se sostuvo que el Cabildo era un símbolo de atraso y que funcionalmente no respondía a las necesidades que el progreso reclamaba. Esto se decía a fines del siglo XIX y comienzo del XX.

Este viejo e histórico Cabildo, que constituía una íntima caja de recuerdos gloriosos del desarrollo institucional de la Patria, era un edificio sólido y ponderado arquitectónicamente por viajeros y visitantes. Dos historiadores significativos de la ciudad, José Pérez Martín y José Rafael López Rosas coinciden en citar los siguientes juicios: Tomás J. Hutchinson que fuera cónsul inglés en Rosario, escribió: “Al otro lado de la plaza y enfrente a la Matriz, está el Cabildo o Casa de Gobierno… La Cámara donde los diputados provinciales se reúnen está en los altos y se halla elegante y sencillamente amueblado, teniendo una rica alfombra de tripe, dos arañas de cristal muy finas y las armas argentinas pintadas en un gran escudo sobre la silla del presidente” Gabriel Carrasco en su obra “Descripción Geográfica y Estadística de Santa Fe” (Año 1886) manifiesta: “El edificio más notable de la ciudad, es sin duda, el Cabildo, que ocupa la mitad de uno de los frentes de la plaza principal. De dos pisos, formada de siete arcos en el interior que sostienen otros tantos en el superior, con una gran balconada o corredor y elevando una preciosa torre construiída en 1877, se asemeja bastante a los Cabildos de Buenos Aires, Córdoba y Tucumán, per es mejor que estos últimos y aunque el de Buenos Aires tiene mayores comodidades interiores, la fachada del de Santa Fe agrada más porque su torre es mejor proporcionada al edificio que la de la Capital argentina”.

Quizá lo mas grave que cometieron los hombres públicos que decretaron la demolición del Cabildo, es no haber recordado todos los acontecimientos que ocurrieron en la Casa Capitular, tanto de orden local, provincial, como que desde su balcones se anunció la autonomía santafesina de la tutela absolutista de Buenos Aires, también desde sus salas gobernó Estanislao López, el “Patriarca de la Federación”; pero adquieren más relevancia aún, por su significación en la organización nacional, en su Cala Capitular se reunió la Convención Representativa Nacional de 1828-29, también en 1831 los representantes de las cuatro provincias litorales firmaron el Tratado Federal del 4 de Enero, piedra angular y escalón previo e inmediato a la organización de 1853 y finalmente, en ese año de 1853 se reunió la Asamblea General Constituyente, la que por primera vez, desde mayo de 1810, logró hermanar las catorce provincias y organizar el país como república representativa federal. Hay otros antecedente más, pero basten estos, especialmente el de la organización constitucional nacional de 1853, para que el Cabildo de Santa Fe hubiese sido conservado como el monumento nacional de la unidad y no hubiera sucumbido bajo la piqueta ingrata y desnaturalizada del llamado PROGRESO.

Al igual que la casa de la Independencia de Tucumán, el Cabildo de Santa Fe, cuna de la organización nacional debió ser salvado, lamentablemente fue demolido, sobre este hecho con mucho acierto ha escrito José Rafael López Rosas:
“En lugar de la casa histórica del Cabildo, los progresistas decimonónicos nos endilgaron a los santafesinos una casa gris, de fachada y de espíritu; con su frente francés y una línea que nada nos dice y que nada lleva de nuestra tradición”.


Si te interesa saber más de la provincia de Santa Fe:
https://www.facebook.com/pages/Santa-Fe-una-gran-provincia/149833391793584?ref=hl

Ver más contenidos de Historia

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.